Muere Roberto Gil, histrico capitn y eterno '6' del Valencia

No todos los capitanes de un equipo de fútbol acaban siendo leyenda. Han de conjugarse elementos al alcance de muy pocos. No se trata solo de valores técnicos y tácticos ni tampoco por la identificación plena con los orígenes y el apego al club. Ni siquiera una fuerte personalidad y la ascendencia sobre el vestuario es suficiente por sí sola. Han de encarnarse todas, como ocurrió con Roberto Gil en un Valencia que saltaba fronteras y empezaba a hacerse un nombre en la Europa de los 60.

Ha fallecido a los 84 años después de una vida ligada al club al que llegó como juvenil y con el que debutó en Primera en la temporada 59/60 después de que otro mito, Antonio Puchades, le ofreciera el centro del campo en su partido de homenaje. Al ‘xiquet’ de Riba-roja, aunque naciera en Paterna en 1938, le tocaba heredar un dorsal ‘6’ que aún hoy tienen un fuerte peso simbólico en el Valencia.

La década de los 60 fue brillante para el Valencia. Ganó dos Copas de Ferias (1962 y 1963) y finales de la Copa del Generalísimo, que Roberto Gil alzó como capitán en 1967. Fue Mundo quien decidió que, a pesar a ser Manolo Mestre el más veterano del equipo, que fuera Roberto quien portara el brazalete desde que tenía 26 años. Fue él quien a quien le tocó estrechar la “mano blanda” del Generalísimo, al hijo de un molinero represaliado que no le dio la mano a parte del séquito de Franco en aquel palco de Chamartín.

Roberto se definía como un jugador “más táctico que técnico” y formó una dupla histórica con Paquito, titulares indiscutibles que asombraban al recién llegado Pepe Claramunt. Fuerte, corpulento pero hábil, jugó 366 y marcó 46 goles, porque era un centrocampista con llegada al área. Su adiós al club llegó en 1970, con el aterrizaje de Di Stefano en el banquillo y cuando una lesión de pubis le martirizó y ya no respondía a la exigencia de una plantilla que se proclamaría esa temporada campeona de Liga. Hizo un último intento de en el Calvo Sotelo de Puertollano, pero pronto regresó al Valencia como entrenador.

Dirigió al primer equipo en dos etapas, durante las temporadas 1983-84 y 1984-85, y también al Levante, Castellón, Gandía y Jaén, pero al Valencia le apartó también desde la secretaría técnica a finales de los 80, cuando firmó a jugadores como Lubo Penev, Quique Sánchez Flores, Leonardo, Arroyo o Miguel Ángel Bossio, además de poner la vista en un técnico que marcó a Mestalla: Guus Hiddink.

Miembro de la Tertulia Torino y gran conversador, la última exhibición de su valencianismo que le dejaron sus problemas de salud la hizo volcándose con los actos del Centenario del Club. Fue él quien portó hasta el centro del campo la bandera fundacional como gran capitán. El Valencia ha anunciado que guardará un minuto de silencio este sábado antes del partido del Trofeo Naranja ante el Atalanta.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

FútbolEl 'Centenariazo' del nuevo CD Castellón de Torrecilla
MestallaEl Consell certifica la caducidad anticipada de la ATE para el nuevo estadio del Valencia
Comunidad ValencianaLos 152 millones en contratos Covid del Gobierno de Puig: verbales, con sobrecostes y pagados por anticipado por empresas públicas

Leave a Comment