La extraa parlisis del Atltico: 10 aos seguidos en Champions, pero nada de fichar si no hay ventas

  • Al detalle Toda la información del Atlético

Hace un mes que el Atlético zanjó la temporada en San Sebastián con un tercer puesto que, considerando las turbulencias y el crudo invierno al que tuvo que sobreponerse, no supo del todo mal. Apenas se ha hablado de fichajes desde entonces. Entre las sinuosas y polémicas franjas de su nueva camiseta, el cambio de denominación del Paseo de las Leyendas por el Centenario, el ruido incesante por el escudo y una toma de contacto entre el club y varios colectivos rojiblancos, a propósito de las “señas de identidad” y la “historia”, han pasado buenas parte de las páginas de un mes de junio que, en otras temporadas, solía venir acompañado de rumores y fichajes. A Rodrigo de Paul ya se le dio por cerrado hace un año, por estas mismas fechas, mientras deslumbraba en la Copa América.

Pero este arranque de verano navega silencioso por la orilla rojiblanca. No se prevé ningún gran movimiento. Entre otras cosas porque, según deslizan desde las entrañas del club, no hay dinero para sostener operación alguna. Ni grande ni pequeña. Cualquier movimiento, salvo que llegue libre, quedaría a expensas de la venta de alguno de los engranajes de la plantilla. Una situación que puede sorprender, ya que el Atlético viene de firmar su décima presencia consecutiva en la Liga de Campeones. Algo impensable hace no tanto.

Miguel Ángel [Gil] me pidió cuatro o cinco clasificaciones seguidas para Champions seguidas cuando llegué y ya son 10 temporadas, creo que estará contento”, celebraba Diego Pablo Simeone en la sala de prensa de Elche, tras sellar un billete que parecía arrugado con dos jornadas de adelanto. Su ausencia en la máxima competición europea habría obligado a dar salida a alguna(s) estrella(s) del equipo. Léase, por ejemplo, Jan Oblak, al que sólo le resta un año de contrato y cuya renovación vuelve a ser asunto de estado. Los 40 millones anuales (200 en cinco años) que aterrizarán con el nuevo patrocinador de la camiseta (WhaleFin) tampoco parecen ningún alivio para las cuentas.

Aunque resulte difícil de entender, la realidad del Atlético en cuestión de fichajes pasa por la liquidez que aporte alguna venta o la anticipación, como ocurrió en 2019, cuando se invirtió el dinero de Griezmann en Joao Félix, por quien suspiraba media Europa. Y, por supuesto, pasa por alguna oportunidad de mercado, como sucedió con David Villa, volvió a ocurrir con Luis Suárez y ahora se repetirá con el belga Axel Witsel, inalcanzable en su plenitud, que llegará con la carta de libertad a sus 33 años. El fichaje frustrado del francés Kamara (eligió al Aston Villa), la primera opción de Andrea Berta, desembocará en esa opción que Simeone conoció desde las Maldivas, donde se encuentra de vacaciones.

Witsel (1,86 metros) llega procedente del Borussia Dortmund, un año después de sufrir la rotura del tendón de Aquiles. Precisamente en Dortmund, sobre el Signal Iduna Park, comprobó el Atlético cómo se las gasta el belga, compañero de selección de Yannick Carrasco. En 2018, durante la fase de grupos de la Champions, Witsel manejó al conjunto alemán e incluso marcó uno de los cuatro goles que sellaron uno de los mayores sonrojos rojiblancos en Europa con el técnico argentino. Desde que se anunció la marcha a la MLS estadounidense de Héctor Herrera, allá por marzo, la intención era encontrar un pivote con algunas similitudes a las del mexicano, un año más joven que el que será su sucesor. Simeone, que ha incorporado al cuerpo técnico a su amigo Gustavo López, confía en llevarse algún sobresalto menos con el nuevo fichaje.

Los retornos de Saúl y Morata

La prioridad es dar salida cuanto antes a muchos de los jugadores que iniciarán la pretemporada. En ella estará disponible el joven atacante brasileño Samuel Lino (22 años), atado el pasado invierno desde el Gil Vicente portugués, a cambio de unos ocho millones. Una incógnita. Y en ella, por supuesto, estarán todos los cedidos que están de regreso. Como Saúl Ñíguez que, tras una discreta y empinada experiencia en la Premier, con menos minutos de los esperaba en el Chelsea, estará el 10 de julio junto al resto de la plantilla rojiblanca. A priori, su intención es quedarse, aunque tiene una charla pendiente con Simeone. Por esa medular merodea también el nombre del valencianista Carlos Soler, que compartió centro del campo con Koke en el último partido de la selección, y podría viajar a Madrid por unos 20 millones. Ahora mismo, cifra imposible de alcanzar.

Lo de Álvaro Morata, otro ilustre de regreso, parece algo más enrevesado. Lo es por la ruptura en aquel duelo de cuartos de final Champions frente al Leipzig, en Lisboa, hace dos años. Aquella noche se abrió una herida aún sin cerrar. Que acabe siendo el 9 del Atlético no parece sencillo, pero tampoco descartable, viendo la cuenta corriente del Metropolitano, donde aguardan una llamada desde Italia por él. Su regreso y el de Saúl, a pesar de la marcha de Suárez, aprietan al máximo la masa salarial. En la Serie A juega el espigado y joven delantero internacional italiano del Sassuolo (1,95), Gianluca Scamacca, que ha entrado en el radar de Andrea Berta.

De esa maltrecha caja fuerte depende que llegue un lateral derecho, que es una de las principales necesidades del equipo desde que se marchó Trippier ya que, de paso, desencadenaría a Marcos Llorente. Han sonado el ex azulgrana Emerson Royal o el francés Jonathan Clauss, pero son operaciones que requieren un esfuerzo económico que, al parecer, el Atlético no puede afrontar. Hace tiempo que es costumbre aquello de: antes de entrar, dejen salir.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

FútbolAprobado el nuevo sueldo de Luis Rubiales en la RFEF: 675.761,87 euros brutos anuales y 3.000 al mes por ayuda para alquiler de vivienda
FútbolLos detalles del nuevo salario de Luis Rubiales tras una esperada Asamblea
FútbolLa resurrección del Barça cuesta 700 millones: "Tenemos que ingresarlos antes del 31 de julio"

Leave a Comment