Hamsik termina con su 'maldicin' con un histrico Trabzonspor

Marek Hamsik (Banská Bystrica, Eslovaquia, 1987) no pasa desapercibido. Su cresta y sus tatuajes le convirtieron en un futbolista icónico que en el césped siempre se vació y brilló por su calidad y despliegue físico. Un ‘guerrero’ cuya extensa carrera tenía un pero: nunca había sido campeón de Liga. Una ‘maldición’ con la que ha terminado en el Trabzonspor. A orillas del mar Negro, Hamsik se ha quitado su ‘espinita’ a sus 34 años.

¡Por fin he logrado mi primer título de campeón de Liga! Los sentimientos son indescriptibles y donde mejor se ven son en estas fotos llenas de emoción, pasión y alegría. Hemos escrito nuestro nombre con mayúsculas en la historia del club, la ciudad, la región y la Superliga turca. Nunca lo olvidaré”, publicó en Instagram un mediapunta desatado en las celebraciones ‘bordo mavi’. Los aficionados, después del empate (2-2) ante el Antalyaspor, invadieron el césped del Medical Park y engulleron a Hamsik, que se fundió con los fans en un abrazo eterno.

El Trabzonspor sigue de fiesta: el vídeo de más de 2 millones de visualizaciones

No sé qué decir. Simplemente, estoy muy feliz. Es maravilloso conseguir mi primera Liga. Mis sentimientos son fantásticos y hermosos. Cuando ves la emoción y la alegría de los aficionados del Trabzonspor celebrando el título… No sólo en Trebisonda, sino en toda Turquía. No tengo nada más que añadir. Se viene una larga celebración”, dijo un Hamsik que ya había avisado en MARCA lo que sucedería si eran campeones: “Si ganamos la Liga será increíble”. Y lo está siendo. Desde que cantaron el alirón, la fiesta, las celebraciones luminosas y la música han sido la banda sonora de Trebisonda… ¡llegando hasta Estambul! Las imágenes han dado la vuelta al mundo.

El ‘Nápoles del mar Negro’

Hamsik ha sudado hasta ser campeón. Desde que arrancó en el Slovan de Bratislava en 2004 jugó en Primera con Brescia, Nápoles, Dalian Professional, Göteborg y Trabzonspor en Italia, China, Suecia y Turquía en busca de un título que llegó en el epílogo de su carrera. Fue en el ‘Napoli’, donde jugó entre 2004 y 2019 y se convirtió en leyenda, donde estuvo más cerca: fue subcampeón en 2013, 2016 y 2018. Rozó el ‘Scudetto’… pero se quedó a las puertas. “Cuando ganas con el Nápoles es mejor que ganar en cualquier otro lugar del mundo. Nosotros no ganamos sólo como equipo, lo hacemos como pueblo”, explicó.

No sé qué decir. Simplemente, estoy muy feliz. Es maravilloso decir que logré mi primera Liga. Mis sentimientos son fantásticos y hermosos.

Marek Hamsik, futbolista del Trabzonspor

Su paso por el Dalian Proffessional y el Göteborg no le dieron un alirón que tuvo que buscar en la ‘Nápoles del mar Negro’. Y lo ha logrado. “Trabzon es muy similar por el entusiasmo con el que la gente vive los partidos y la vida. En el ‘Napoli’ estuve cerca de conquistar el Scudetto y todos los futbolistas aspiramos a levantar Ligas. Es uno de mis objetivos y de mis sueños en el Trabzonspor”, destacó Hamsik en MARCA.

Y lo que le fue esquivo con Insigne, Mertens, Koulibaly… lo ha logrado con Omür, Cornelius, Çakir… No ha llevado el brazalete como en San Paolo pero ha sido uno de los líderes de un conjunto de Avci que ha hecho historia rompiendo moldes. Hamsik ha sido parte de dos equipos cortados por el mismo patrón que desafían al poder establecido (norte de Italia y Estambul) buscando metales. Son una revolución. No hay grises y la pasión desborda las gradas como el bullicio baja por sus empinadas y caóticas calles que miran al mar Tirreno y Negro.

Así celebra una victoria el Trabzonspor, el líder de la Liga turca

En el Nápoles luchó contra la Juventus, el Milan, el Inter… y se quedó a un paso y en el Trabzonspor ha tumbado a Galatasaray, Besiktas y Fenerbahçe para alcanzar la gloria. ‘Grande’, como le apodan en Trebisonda, es uno más en la ciudad turca. Se siente como en casa. “El Trabzonspor es una revolución, un equipo que simboliza la victoria contra el poder”, apuntó Ahmet Agaoglu, presidente del club, a MARCA. 18 años y 552 partidos de Liga después, el eslovaco ya sabe lo que es ser campeón de Liga. En la fiesta del título, levantará una Copa más que deseada. Soñada. Nunca es tarde.

Dos campeones en 207 kilómetros

Los futbolistas del Trabzonspor y del Dinamo Batumi celebran un gol.
Los futbolistas del Trabzonspor y del Dinamo Batumi celebran un gol.

El mar Negro baña a Rusia, Ucrania, Bulgaría, Rumanía, Turquía y Georgia a lo largo de sus 5.800 kilómetros de costa. Un litoral con ciudades como Estambul, Odesa, Sochi… y otras dos importantes urbes que han celebrado recientemente los alirones de sus clubes. Dos campeones inesperados, separados por apenas 207 kilómetros, que han roto el dominio de sus países a un lado y otro de la frontera entre Turquía y Georgia.

Distancia entre Trebisonda (Turquía) y Batumi (Georgia).
Distancia entre Trebisonda (Turquía) y Batumi (Georgia).Tomás Campos

El Trabzonspor cortó su sequía liguera terminando con la supremacía de los clubes de Estambul (Galatasaray, Besiktas y Fenerbahçe) al lograr una Superliga turca histórica. Y el Dinamo Batumi estrenó su palmarés liguero en el campeonato de Georgia. Dos alirones históricos separados sólo por poco más de 200 kilómetros. Una gesta que vale por dos.

Leave a Comment